Blogia
Blog Personal de Itxu Díaz

Recuerdos inmediatos de Madrid

He estado buena parte del día hablando con A. preparando la fiesta de cumpleaños de Popes80. Llamémosle aniversario, que lo de cumpleaños suena demasiado a ser humano y no a medio de comunicación. Estamos atando los últimos cabos para que la celebración del 21.10.05 en Madrid sea un éxito y, de momento, va todo por muy buen camino y, como siempre, se están portando muy bien todos los que se tienen que portar muy bien.

He estado estudiando el caso que nos persigue por todas partes, lo del Real Madrid y el pitido del árbitro. Que dicho así parece el título de un capítulo de Campeones. Porque aunque nadie la llame así ahora, la serie, se llamaba Campeones. El caso es que al final estoy de acuerdo con lo que se dice en casi todas las tabernas y tertulias futbolísticas del país: penalti y gol es gol. De toda la vida. Pero vamos, que a mí lo que les pase al resto de los equipos que sean el mío me importa bastante poco.

La semana pasada tuve la suerte de ver a Los Limones en directo en Amor Brujo. Sala madrileña que por alguna extraña razón me empeño constantemente en llamar Ojos de Brujo. De hecho, he tenido que reescribirlo y corregirlo hace una línea. Del concierto, desenfadado, familiar y sencillamente maravilloso me quedo con dos o tres detalles. Santi va retocando su repertorio, recordando a veces temas que creíamos perdidos en el infinito. Escuchar por primera vez en directo El Hechizo fue de algo increíble. Una de esas canciones perdidas, cuya letra firma Pepe Ramos, que ocupó un lejanísimo plano en el conjunto de Música Clásica. Cosa lógica, pues tuvo que competir con canciones como Por Toda La Tierra, Ferrol o El Canto de la Sirena. ¡Pero que buena idea rescatarla! "A veces camino con la lluvia a mi lado / ya no sé mi nombre creo haberlo olvidado / algún tiempo atrás / antes del final".

Otra de las canciones que recuperó Santi recientemente para los conciertos de Los Limones es El Camino Sin Ti, También de Música Clásica. Tras escucharla el pasado jueves se me ha quedado grabado uno de los mejores momentos del tema: "Que estupidez descubrir que de todo lo bueno siempre falla un matiz / Que mucho tiempo no es nada que es cierto que siempre quedará algún desliz". Esa simpleza y esa sencillez con la que Limones sabe decir las cosas, haciéndose grandes.

Del viaje a Madrid quedan algunas otras cosas que resaltar. La divertidísima compañía de F, el concierto de Mala Suerte, la felíz boda de JF, los encuentros, los amigos, las personas queridas... Cuento ahora por estas tierras costeras, que lo único negativo de todo el viaje a Madrid fue el pájara. ¿Qué pajaro? Pues el que se estrelló contra el cristal de mi coche en el km 33 de regreso, aproximadamente. Si alguien en Cuenca ha recibido el impacto de un pajarraco de considerables dimensiones sin entender muy bien su procedencia, que sepa que fui yo, de forma totalmente involuntaria el que bateó hacia el infinito con la luna delantera. Un susto de muerte. Nada grave.

Por primera vez no me dejaron pasar a la Sala Rociera que acostumbro a visitar. Así que podemos considerar que ha perdido veinte millones de puntos en el ranking. Pero las cosas como son: en la próxima oportunidad volveré a visitarla.

Gracias a A y a D, como siempre, en La Botellita un trato exquisito y una noche de los más divertida. Poco más puedo añadir. Son recuerdos tan inmediatos que ya los estoy olvidando.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres